Divorcio en Chile
Soluciones concretas.
 
Divorcio en Chile
Mis Enlaces
Mis Productos
La nueva Ley de Divorcio en Chile

La Familia y el matrimonio

La familia y en especial el matrimonio en la historia de la humanidad, es un fenómeno natural, libre, espontáneo, inherente al ser humano que busca vivir asociado con otras personas, que con el devenir de los tiempos y por factores religiosos y favorables a la organización del poder de autoridad, pasa primero a ser reglado por la iglesia y posteriormente a secularizarse. Ya en el tiempo de la Revolución Francesa, comienzan a inscribirse en registros pasando a ser regulados por el Derecho como un contrato.
El hecho que la unión de un hombre con una mujer sea inherente al ser humano nos lleva a colegir que es la sola voluntad de éste quien libre y espontáneamente, sin presiones puede ejercer su derecho de libertad para poder contraer el vinculo, sin embargo, esta manifestación de voluntad con el tiempo ha sido sumamente regulada por la religión y el Derecho, menoscabando la autonomía de la voluntad, que no es otra cosa que la facultad de elegir de las personas. Tanto es así, que en Chile sólo existe (Divorcio), desde la entrada en vigencia de la ley Nº 19.947, que introduce esta institución en nuestra sociedad, otorgando la facultad a las personas a optar por continuar con su vida de casado o bien desvincularse regladamente del contrato de matrimonio y sus efectos.

El hecho de separarse de una persona y de vivir el quiebre de una relación es una etapa estresante que, sin embargo, hay que enfrentarla de la mejor forma posible y esto quiere decir, que es esencial el proyectarse a un nuevo horizonte a continuar con la vida y sus cambios, ver y verse en el futuro con nuevos desafíos y logros, nuevos motivos de felicidad y un gran abanico de posibilidades, sobre las cuales usted en este momento puede comenzar a elegir.

Divorcio:

El divorcio
Para Bonnecase el divorcio es la ruptura de un matrimonio válido en vida de los cónyuges, por causas determinadas y mediante resolución judicial.
En Chile el divorcio está regido por la Ley N° 19.947, nueva Ley de Matrimonio Civil, publicada en mayo de 2004, en su artículo 53 establece que el divorcio pone término al matrimonio, pero no afectará en modo alguno la filiación ya determinada ni los derechos y obligaciones que emanan de ella”.

Causales de divorcio según la ley 19.947:
Según esta norma, el divorcio puede solicitarse en tres circunstancias, a saber:
1.- Por Culpa.
al existir por parte de uno de los cónyuges violación grave de los deberes y obligaciones del matrimonio o los deberes y obligaciones para con los hijos, que tornen intolerable la vida en común. Son dos hipótesis disyuntivas no conjuntivas (seminario nueva ley matrimonio civil. Colegio de Abogados de Chile A.G.).
Por ejemplo: atentados contra la vida, maltrato psíquico contra el cónyuge o los hijos, abandono continuo o reiterado del hogar común, alcoholismo o drogadicción que constituya un impedimento grave para la convivencia armoniosa entre los cónyuges o entre éstos y los hijos o conducta homosexual. Estas causales no son taxativas, vale decir, que otras situaciones pueden ser consideradas como violación grave de los deberes y obligaciones.
2.- Divorcio por cese efectivo de la convivencia.
O también llamado divorcio remedio que puede tener dos variantes:
a) Solicitado de común acuerdo: acreditan que ha cesado la convivencia entre ellos durante un lapso mayor a un año, debiendo acompañar un acuerdo que regule sus relaciones recíprocas y las relaciones con los hijos, que deberá ser completo y suficiente.
b) Divorcio Unilateral: Es el solicitado por cualquiera de los cónyuges por haber cesado la convivencia conyugal, durante a lo menos tres años. (No podrá demandar por esta causal el cónyuge que durante el cese de la convivencia no ha dado cumplimiento, reiterado, a su obligación de alimentos respecto del cónyuge demandado y de los hijos comunes, pudiendo hacerlo).
En el caso del divorcio solicitado por separación, los Tribunales de Familia deberán iniciar un procedimiento, llevado por un juez, llamado "audiencia de conciliación", sea para reunir a la pareja o para que ambas partes lleguen al mejor acuerdo posible en lo relativo, por ejemplo, a la tuición de los hijos, pensiones alimenticias y régimen de visitas. De no resultar esta vía, la pareja puede someterse a un proceso de mediación en el que una tercera persona, imparcial y sin poder de decisión, trabaja para que las partes logren un acuerdo satisfactorio para todos.
imagen
Separación de hecho y legal.


Se debe distinguir entre: separación de hecho y separación judicial, dependiendo si emana de hechos de los cónyuges como abandono del hogar por uno de ellos o si ha sido declarada por Sentencia Judicial.

Separación de hecho: esto no es nuevo en nuestra historia, la diferencia es que hoy se pretende regular aún este tipo de situaciones que antes no tenían relevancia jurídica reconocida, podía un matrimonio permanecer separados de hecho sin que pudiese afectar el vinculo del matrimonio.

Separación con acuerdo: Hoy se les reconoce expresamente la facultad de los cónyuges para regular las situaciones referentes a su relación personal o entre ellos y sus hijos.
La trascendencia de estos acuerdos está en que poseen la facultad de otorgar fecha cierta al cese de convivencia, así, servirá, si cumple con los requisitos, para probar ante el tribunal la fecha efectiva del cese de la convivencia para solicitar un divorcio.

De esta forma las personas que estén en esta situación deberán tener presente el artículo 22 de la ley de matrimonio civil, que establece:
“el acuerdo que conste por escrito en alguno de los siguientes documentos otorgará fecha cierta al cese de la convivencia:
a) escritura Pública, o acta extendida y protocolizada ante notario público;
b) acta extendida ante un Oficial del Registro Civil; o
c) transacción aprobada judicialmente.

Separación sin acuerdo

Para otorgar fecha cierta al cese de la convivencia sin acuerdo, uno de los cónyuges deberá expresar su voluntad de ponerle fin a través de:

a) escritura pública,
b) acta extendida y protocolizada ante notario público
c) acta extendida ante Oficial de Registro Civil,
d) dejando constancia de su intención de poner fin a la convivencia ante el juzgado correspondiente, lo que deberá ser notificado al otro cónyuge.

Separación Judicial

No siempre el divorcio será la mejor solución a un matrimonio en conflicto, puesto que existe la Separación judicial que la gran diferencia entre esta y el divorcio es que en aquella se adquiere lo que algunos han denominado el estado Civil de Separado.
Esto quiere decir que se mantiene el vínculo matrimonial y no podrían casarse con otra persona los cónyuges judicialmente separados y subsisten algunos derechos y obligaciones personales que existen entre los cónyuges, tales como:

a) El Derecho de ALIMENTOS, de conformidad al artículo 174 del Código Civil.
b) El deber de proveer a las necesidades de la familia común de acuerdo a sus facultades, debiendo el juez, en caso necesario, hacer la regulación. Estas entre otras.

Como contrapartida a los derechos y deberes que se mantienen con la Sentencia de Separación Judicial, otras obligaciones e instituciones terminan con su dictación, a saber:
a) Cesa el deber de cohabitación y fidelidad,
b) Termina la sociedad conyugal o el régimen de participación en los gananciales.

Causales de Separación Judicial:

a) falta grave imputable a uno de los cónyuges: siempre que constituya una violación grave de los deberes y obligaciones que les impone el matrimonio, o los deberes y obligaciones que les impone el matrimonio, o los deberes y obligaciones para con los hijos, que torne intolerable la vida en común.

b) Por cese efectivo de la convivencia: Cualquiera de los cónyuges puede solicitar la judicial, de igual manera se puede solicitar de mutuo acuerdo, acompañando un acuerdo que regule en forma completa y suficiente sus relaciones mutuas y con respecto de sus hijos.

La compensación económica

Si como consecuencia de haberse dedicado al cuidado de los hijos o a las labores propias del hogar común, uno de los cónyuges no pudo desarrollar una actividad remunerada o lucrativa durante el matrimonio, o lo hizo en menor medida de lo que podía y quería, tendrá derecho a que, cuando se produzca el divorcio o se declare la nulidad del matrimonio, se le compense el menoscabo económico sufrido por esta causal.
Para determinar el monto de esta compensación el juez considerará principalmente la duración del patrimonio, edad, la calificación profesional y posibilidad ingreso al mundo laboral, además, la situación previsional y de salud de los cónyuges.
IMPORTANTE:
Con la entrada en vigencia de la ley Nº 20.255, sobre reforma previsional, el juez queda facultado para ordenar los traspasos de los fondos previsionales del cónyuge que sea condenado a compensar a la cuenta de capitalización del cónyuge compensado y de no existir ésta, a una que se abra para tal efecto, dicho traspaso podrá ser hasta en un 50 % respecto de los fonos acumulados durante la vigencia del matrimonio. (Artículo 80 de la ley 20.255, para divorcios iniciados con posterioridad a al día 1º de octubre de 2008).

Autorizaciones para salida del país de un menor.
Para el caso en que un menor requiera autorización del padre que no lo tiene bajo su cuidado y a quien se le ha regulado un régimen de visitas y se niega injustificadamente a autorizarlo o no es posible su ubicación, se podrá solicitar directamente al juzgado de familia para que éste lo autorice.

Derecho de Alimentos

Es una obligación legal y moral que pesa sobre ciertas personas para atender las necesidades de otra, cuando ésta no puede hacerlo por si mismo.
Se encuentran definidos los alimentos en el artículo 323 inciso final del Código Civil, “los alimentos deben habilitar al alimentado para subsistir modestamente de un modo correspondiente a su posición social”.
Un aspecto importante a considerar es el hecho que las pensiones de alimentos futuros no cabe transacción, vale decir, no se pueden negociar ni menos renunciar anticipadamente, en cambio los alimentos devengados o atrasados, son susceptibles de renuncia, cesión, transacción etc.

El artículo 321 del Código Civil señala las personas que tienen derecho a pedir alimentos:
"Se deben alimentos":

Al cónyuge, descendientes, ascendientes, hermanos y al que hizo una donación cuantiosa, si no hubiere sido rescindida o revocada”.
Los alimentos concedidos a los descendientes y a los hermanos se devengarán hasta que cumplan 21 años, salvo que estén estudiando una profesión u oficio, caso en el que cesará a los 28 años de edad.